Primal Therapy Primal Therapy flourished in the 70´s, following the publication of «The Primal Scream» by Dr. Arthur Janov, a best seller that helped to spread out this revolutionary therapy. His first book, written with so much enthusiasm, gave us some great insights into our emotional world and helped to heal the wounds of many people, even famous ones like John Lenon. Dr. Janov also wrote «The Biology of Love» and a dozen additional books to further explain his therapy and its biological foundations, and many other Primal therapists published books and experiences about Primal therapy since then. There have been two tendencies in the Primal arena since the beginning: The Interventionist school and the Natural approach, none of them consider the trans-generational roots of our sufferings which can only be healed in a different scenario, like the Family Constellations workshops. Natural Therapy Vs. Interventionism In the interventionist approach, the therapist uses techniques to collapse the defenses of the client/patient. The therapist helps the client to connect with his feelings and is generally directed toward the early childhood feelings that the therapist considers most important. The interventionist Primal therapist does not force the client to feel something that he does not feel, but he pushes him to gradually enter the stage of his pain to face it and feel it. He assumes that, otherwise, the client could turn in circles, avoiding to face and feel his painful truth. Since the «original» pains are usually in the early childhood, there is a general tendency to direct the client towards that stage of his life, and often with excessive urgency. The natural Primal therapist discovers first what the client is feeling, and then he helps the client to deepen that sentiment. The therapist does not necessarily have to say or do something. He can just be present, and if the client is not having a feeling, the therapist will helps him to deepen in that feeling of «not have any feeling». Moreover, there is not a hierarchy of preset feelings as all the feelings have equal value in principle, and the therapist will not direct the client necessarily into looking for early childhood feelings. If the client directs his feeling toward early childhood, then the therapist will help him to feel with intensity «that» (the experience of the original feeling) in early infancy. From the natural perspective, the slightest anxiety of the therapist to direct or control the therapy may impair the natural progression of it. For a natural therapist, when the client experiences any feeling, everything he needs to do is to help her/him it to stay there with that feeling. The interventionist Primal therapist, on the other hand, directs the client to a frontal assault to the psychological defenses, and places excessive emphasis in the client observing the elements of its own defenses, so that a progression must occur to carry the person from the recognition of the psychological defense to the connection with the feelings behind such defense. For the interventionist therapist, the first step is to recognize the undesirable and irrational effects of those psychological defenses in his conduct and then to deepen in the feeling behind and analyze those feelings to determine its origin. In the natural approach, although the knowledge and the sensitivity of the therapist is very important, he does not directed the process, but allows the client to face pain at his own pace, moving gradually and naturally toward more painful and devastating feelings. The natural Primal theory believes that if the therapy pushes the client into feeling something he is not is prepared to, it can produce a opposite effect, and the therapy may be extended unnecessarily. In this sense, the technical interventionism can not only break the natural rhythm of the therapy, but decrease the «intimate confidence» of the client in the therapeutic process. When this happens, it will likely be necessary to spend some additional therapy time to try to recover such ‘intimate trust’. The natural Primal therapy values important role of our psychological defenses and he does not believe that the client should strongly confront their reason of being or its origin. From the natural perspective, the defense system is just another symptom, whose cause is the buried primal pain. Any attempt to destroy the defenses of the client from the outside will produce an overload, a lock, or the construction of a new defense. Every minute the client is feeling «that» is slowly melting the wall of defenses, consequently producing an increase of feelings, which will demolishes the wall a little more… and so on. This way, the «trap» in which we are trapped in our childhood, or at any other stage of our life, unfolds gently and naturally to be resolved. In the process of bringing us to understand our feelings and our original unmet needs, we know better ourselves and understand the reason of our psychological defenses. Psychological defenses are there for a reason, and that reason is important. When we experience our «original» feelings, our defenses decrease gradually until they fade away. From the natural approach, when the pain is forced to emerge out of its natural sequence, there will be inevitably delays in the therapeutic process. To push the client where he is not ready to go, not only is unnecessary but counterproductive. The Primal natural therapy assumes that there is a natural sequence for the client to feel buried pain that is unique to each individual which may not be known in advance by any therapist. Increasingly more Primal therapists are practicing the non interventionist method, but, in general, therapists from the interventionist school reserve the right to decide when to use «directed» Primal tools. Forcing the client to be direct, instead of allowing him to be «reasonable» or «intellectual», and asking him to get on the floor and yell directly to their parents «love me! Love me!» or call him a ladybug in order to help him discover a repressed need, are examples of interventions that sometimes work and produce positive effects. However, this «motivation» or «well intentioned provocation», by the therapist, can not only cause negative effects, but it may dangerous damage the client. The therapist may ask the client to shout to his mother or to his father so he can connect with the trauma that floods his life, but if the cause of its «original» disconnection is the constant «orders» of his parents, then the new orders, analysis or interpretations of the therapist may sharpen even more his problem. The natural Primal theory believes that only the exquisite sensitivity of an experienced Primal therapist could capture the precise moment in which successful implementation those technical interventionists. Therefore, these techniques should be considered dangerous in the hands of the majority of the therapists. To direct, control or push a person towards where he is not still list to go, puts him on guard against the therapist. This not only hinders the progress of the therapy, but makes the therapeutic process go backwards. Any therapist using this methods should ask himself with total honesty, over and over again, if he is not too anxious to «show off» and get results quickly or, what would be worse, if it is not «acting» his own symbolic need to be «useful» or important; in which case he should spend some time whether to dig deeper into his own therapeutic process. To tell the client to breathe deeply, to shout, or to focus on his own body is to tell the mind to handle the body, which can further increase the repression on the body. Primal therapy interventionism can become a vicious circle where manipulations, orders and therapeutic techniques are used to resolve blockages that have been caused by previous manipulations, commands and techniques. The Primal natural therapist, when in doubt, limits himself to do nothing. He does not treat the client as an object and tells him to put his legs open so that he can feel vulnerable or unprotected. At the most, he may suggest the client to let his body express what it is feeling, or to get in tune with the posture that best reflects what he is feeling in that moment. While an interventionist therapist try to achieve changes destroying the defenses of a client, the natural Primal therapist succeeds being direct and without preconditioned goal in mind. In the natural approach, the transfer is something that helps to feel the pain, while in directed therapy it is often in a problem. This is due to the fact that the client is driven our of its natural sequence and ends ‘acting’ his pain in circles. The Primal therapist practicing directed therapy without hesitation, or who is always pending «to do something» to make progress in the therapeutic process, makes a great effort without any doubt, but this does not mean that the results obtained will be proportional to that effort. Every therapists should devote priority effort to get rid of their own defenses, and to deepen and tune better with their own feelings. This way, it would tremendously decrease the risk having personal unresolved problems interfering with the therapeutic process of a client. The natural Primal therapist should perform periodic self-sessions about his feelings, becoming a client from time to time, under the assistance of another therapist, refer his clients to another therapist when it is advisable, and take a well deserved vacation several times a year. The natural therapist, being not interventionist, can sometimes direct. Ask a person who is embracing a pillow, because he feels empty, to leave the pillow and feel its emptiness, could be an example of «natural» primal interventionism. Regardless of any possible Primal interventionism, there should be always be kept in mind that the essence of a natural Primal therapy is to help the client to go deeper into his feelings. Therefore, all natural Primal therapists should: (a) Be 100% «present» to attend the client. (b) Listening without judging. (c) Accepting completely what the client feels. (d) Lead the client to a «feeling state» where he is able to talk to whom made him suffer as if such person were present in the room. Although there are interventionist Primal therapist who practice therapy with little interventionism, for a non-natural therapist is usually quite difficult to fully accept such a «respectful» approach, since its technical therapeutic «orders» carry an implication of non-acceptance. From a natural perspective, a therapist practices directed Primal therapy when: (a) Takes «responsibility» for immersing the client into his feelings. (b) Leads the client systematically to connect with early childhood feelings. (c) Support the client with the analysis of his feelings. (d) He tries to break the defenses of the client «wildly». Finally, according to the natural Primal theory, the combination of Primal therapeutic techniques with medication or drugs, would be another form of interventionist Primal therapy, although, in these cases, the number of therapeutic errors could be even higher. To combine Primal therapy with any other therapy would be generally considered as a harmful interference, although there may be some exceptions with positive results, like a Family Constellation done with the right facilitator. Primal therapy must be as the flow of a river which allows its own regeneration. You can make some mistakes and muddy the «truth», but if the flow of the feelings are fully allowed, each person will find «his way». Perhaps this is the true meaning of faith: believing that «the truth» will light in «your world» and will make you free. Asociacion Primal (1997) www.primal.es [email protected] PRIMAL THERAPY Almost all of us have suffered traumatic experiences in our life that manifest in the form of vital and emotional imbalances later in life. These experiences are printed in our body, making our life difficult and sometimes unbearable. They are at the origin of depressions, phobias, anxiety and panic attacks, as well as a range of physiological and psychological symptoms. Primal therapy allows us to access these memories of unconscious sensations and feelings to resolve them in a secure environment. It is not possible live a life fully without releasing our past traumas in the personal level as well as in the trans-personal / trans-generational level. Primal references and books: The Primal Scream, The Biology of Love,…. @AngelPrimal English & Spanish Founder of the Spanish Primal Association of Spain Asociacion Primal (1997) [email protected] Primal.es
thumb_upthumb_downchat_bubble

More from AngelPrimal

Los 5 Cuerpos o Niveles de Sanación El modelo de los 5 cuerpos o niveles es posiblemente la forma más extraordinaria de contemplar la verdadera curación. Cuando se estudian cuidadosamente estos 5 niveles o planos piramidales, algo parece despertarse en nosotros que conecta con una antiquísima sabiduría, desarrollada en las montañas del Himalaya hace 12.000 años, que ha tenido una gran influencia en la medicina Tibetana, en la medicina tradicional China y en la medicina Ayurvédica. Este modelo nos indica que no sólamente somos un cuerpo físico, sino que estamos rodeados y penetrados por otros cuatro cuerpos invisibles. El Dr. Dietrich Klinghardt descubre este modelo de sanación trabajando como médico en la India, donde conoció a un viejo maestro yogi, cuyas enseñanzas son la base de estos 5 niveles. Nivel 1º: El Cuerpo Físico (5-Levels-of-Healing) Este es el nivel más básico, pero no por ello menos valioso, es el cuerpo físico. Es la base donde descansa todo lo demás. Es nuestra conexión con la tierra y la fuente de nuestra energía física. El cuerpo físico es la suma de nuestra estructura bioquímica y vibra directamente con nuestros 5 sentidos. Este cuerpo es el hogar de la medicina convencional. Las leyes que lo gobiernan son leyes bioquímicas y mecánicas. Así por ejemplo, cuando se diagnostican algunas enfermedades, ya sean de índole físico, psíquico o psicosomático, se sabe que un alto porcentaje de casos sufren una deficiencia importante de ciertos minerales y vitaminas. El verdadero diagnóstico en este nivel sería “deficiencia de ciertos minerales o vitaminas”. De forma que si suministramos al paciente con suplementos adicionales de esos nutrientes, este mantendría un equilibrio vital razonable. Nota: En la actualidad, debido a la creciente presencia de sustancias tóxicas en nuestra alimentación y en nuestro medio ambiente (metales pesados, pesticidas, fármacos, GMOs-transgénicos, campos electromagnéticos, y otros elementos tóxicos como las sales y los azúcares refinados o el aceite de palma, etc.), es esencial hacer una mínima desintoxicación a nivel celular. Por esta razón, además de consumir los nutrientes apropiados, se hace necesario desintoxicar el cuerpo con cierta frecuencia. Una opción interesante es el ayuno intermitente, que consiste en comer, por ejemplo, solamente entre las 12h y las 18h del día, y dejar descansar al cuerpo sin comer nada durante las otras 18 horas restantes. En este proceso, tanto el oxigeno y el agua son muy importantes, especialmente si es agua límpia y estructurada hexagonalmente. Por otro lado, los recientes avances con células madre han colocado está tecnología a la cabeza de la revolución en la medicina moderna. Nivel 2º:El Cuerpo Electromagnético (5-Levels-of-Healing) El cuerpo electromagnético es la suma de todos los sucesos eléctricos y magnéticos causados por la actividad neuronal del sistema nervioso. Los campos electro-magnéticos creados por las fuerzas que fluyen por el sistema nervioso viajan desde el cuerpo hacia el espacio. Estos campos se extienden en el espacio más allá de nuestra piel y, aunque su fuerza disminuye con la distancia, teóricamente estos campos se extienden hasta el infinito. Este nivel está relacionado con las cuatro fuerzas de la física: la fuerza electromagnética, la gravedad, la fuerza fuerte y la fuerza débil. Sabemos que el cuerpo físico genera varios fenómenos que sólo pueden explicarse con la física que no es visible a nuestros ojos. Nuestro cuerpo genera campos electromagnéticos y crea emisiones de luz en una frecuencia cuántica. Se trata de biofotones con una densidad de radiación muy baja que son extremadamente importantes para mantener nuestra salud. El cuerpo energético nos ayuda a regular nuestro cuerpo físico. Las técnicas que trabajan en este segundo nivel son las diferentes terapias que trabajan con campos magnéticos, como por ejemplo la acupuntura. Si examinamos a un paciente desde este plano, podemos descubrir que su organismo no está absorbiendo ciertos nutrientes, debido a una actividad anormal del sistema simpático. Sin embargo, esta condición puede responder razonablemente bien a un tratamiento periódico con acupuntura u otra terapia neural. El paciente empezará a absorber de nuevo los nutrientes que necesita y mejorará sin necesidad de tomar suplementos de minerales. Cuando el segundo nivel se armoniza tiene un efecto organizador en el primero. Las leyes que operan en este nivel son las leyes de la neurofisiología, y tanto la acupuntura como otras técnicas similares tienen unos efectos muy positivos en este nivel. Nivel 3º: El Cuerpo Mental (5-Levels-of-Healing) Este cuerpo es el lugar donde se registran todos los eventos de nuestra vida, y se puede afirmar que el cuerpo mental se extiende hasta el infinito al cuadrado. Nos han enseñado que es el cerebro el que registra todas las memorias de nuestra vida, pero en realidad no es así. La neurociencia moderna muestra que el cerebro tiene un número de circuitos para la memoria a corto plazo, pero no contamos con los circuitos que explican la memoria a largo plazo. El lugar donde se almacenan los recuerdos es el campo biofotónico, una parte del sistema electromagnético que rodea nuestro cuerpo. El cerebro es tan solo un receptor que sintoniza con el almacén de memoria de dicho campo. La biología moderna nos dice que cada célula del cuerpo tiene más de 100.000 reacciones bioquímicas por segundo, y estas reacciones químicas han de estar cronometradas y secuenciadas entre sí muy cuidadosamente. Físicos, bioquímicos y biólogos han buscado durante años el principio organizador que dirige esta sofisticada danza de nuestra química. El físico alemán Dr. Albert Popp, líder mundial en la teoría del campo de biofotones, nos explica su funcionamiento: El ADN vibra en cada célula a una frecuencia de varios miles de millones de Hertz (por desgracia para nuestra salud, nuestros teléfonos móviles se comunican en una frecuencia muy similar). Nuestro ADN se contrae y expande varios miles de millones de veces por segundo, y cada vez que se contrae expulsa un biofotón que contiene toda la información genética (los genes activos en ese momento, los que se transcriben, los metilados y los que están silenciados). Esta transferencia de información de los biofotones es biodireccional, y estos llevan la información de todo lo que ocurre en el ADN (cada fotón es capaz de llevar más de 4 megabytes de información) y la comunican fuera de nuestro cuerpo a otros biofotones, mediante varios fenómenos: la coherencia, las frecuencias de modulación, la amplitud de la modulación y una propiedad denominada luz comprimida. Así que estamos rodeados de un campo de luz que está altamente estructurado, y es el portador de lo que llamamos memoria a largo plazo. Este campo de luz regula también la actividad de los enzimas metabólicas. El ADN envía información hacia fuera y los biofotones del cuerpo transmiten la información a la célula. El receptor de la luz en el tejido conectivo de la célula es la Tubulina. La Tubulina es una molécula conductora que recibe la luz y la lleva por todo el cuerpo (a la velocidad de la luz). Las enzimas metabólicas, por ejemplo en la mitocondria, son alineadas cuidadosamente en una secuencia de moléculas de Tubulina. Esta información de luz se traduce dentro de cada célula, activando o desactivando las enzimas metabólicas. Y ahora viene al realmente importante, de todas las toxinas que destruyen la Tubulina, el mercurio ocupa un lugar único, interrumpiendo la transmisión de la luz del campo de biofotones a las células y a las enzimas metabólicas. Es decir, desconecta la inteligencia organizadora que dirige nuestra química. Por suerte, hay otra cara de la moneda, ya que el campo de biofotones puede ser influido por la luz. En otras palabras, podemos utilizar frecuencias de luz para modular la actividad del campo biofotónico y sanar nuestro cuerpo. Como se puede ver, no existimos solo gracias a la bioquímica. Desde este nivel mental, un paciente con una enfermedad psicosomática puede tener un conflicto sin resolver con su padre que manifestaba una conducta muy opresiva en forma de críticas, castigos o incluso violencia física. Los recuerdos sin resolver que permanecen en el sistema límbico son responsables de la estimulación del hipotálamo y de enviar mensajes al sistema simpático que permanece en un estado de excitación crónica. Al resolver el conflicto con una terapia mental-emocional adecuada, como la Terapia Primal, se produce un efecto directo sobre el área afectada del sistema límbico. Como consecuencia de ello, el ganglio celiaco del sistema simpático "se enfría” y el paciente mejora porque empieza a absorber los nutrientes que su cuerpo necesita. Este nivel tiene un efecto armonizador en los primeros dos niveles, pero, aunque puede parecer suficiente con resolver los niveles superiores, hay que tener muy presente que sin la absorción de los nutrientes (nivel 1º) y un sistema nervioso autónomo en correcto funcionamiento (nivel 2º), el paciente no tendría la energía ni el equilibrio mental necesario para recordar el pasado y trabajar su problema de una manera curativa. Como la energía necesaria para la curación proviene de los niveles inferiores, es mejor tratar todos los niveles simultáneamente, tomando los suplementos necesarios y apoyándose en alguna terapia neural, al menos durante el período inicial. Las leyes que gobiernan el tercer nivel son unas reglas naturales muy sencillas que están siendo re-descubiertas por la psicoterapia moderna. Estas leyes tienen que ver con una correcta alimentación del niño, mantenerlo caliente y hacer que se sienta seguro, amarle y proporcionarle la oportunidad de aprender y crecer a su ritmo. Cada violación de sus necesidades naturales primarias tiene consecuencias, que conducen a distorsiones bastante predecibles de la mente, del sistema nervioso y del sistema inmunológico. Nivel 4º: El Cuerpo Transpersonal (5-Levels-of-Healing) Los niveles 4º y 5º llegan a dimensiones expansivas incomprensibles para la mente humana. Sólo las matemáticas pueden concebir las dimensiones de estos últimos dos niveles. El cuarto nivel es el cuerpo transpersonal, el cuerpo del ensueño, el cuerpo intuitivo. Es el reino del chamán y de las experiencias metafísicas. El cuerpo transpersonal es el nivel más alto en que una interacción entre médico/terapeuta y cliente/paciente es posible. Las herramientas más eficaces en este nivel son las Constelaciones Familiares. Las leyes que gobiernan este nivel son las reglas y órdenes de la terapia Familiar Sistémica descubiertos por Bert Hellinger. Las Constelaciones Familiares se basan en la observación de que los traumas y conflictos sin resolver que sufrieron nuestros antepasados, padres, abuelos bisabuelos, e incluso generaciones anteriores, siguen vigentes, esperando ser resueltos, generando enredos sistémicos que pueden manifestarse y repetirse durante varias generaciones. El trauma no desaparece con la muerte. Los problemas pendientes de resolver de nuestros antepasado no se desvanecen con su muerte, sino que se manifiestan de diferentes formas en las generaciones posteriores y, a menudo, la fuente causante de una enfermedad se encuentra dos o más generaciones atrás. La expansión de la metodología de las Constelaciones Familiares es cada vez mayor en todo el mundo, pero esta poderosa herramienta es aún desconocida por muchos profesionales de la salud. Problemas como las abducciones extraterrestres o presencias de entidades malvadas pierden fuerza cuando conseguimos que haya respeto y amor entre todos los miembros de la familia. Una enfermedad psicosomática específica puede ser la forma en que un paciente indica que quiere desaparecer. Conectar y resolver los enredos sistémicos que lo empujan a desaparecer producirá un cambio en su forma de sentir y en su conducta. Las Constelaciones Familiares son especialmente útiles con niños autistas. El autismo no sólo tiene su origen en las vacunas, en la presencia de mercurio, en exposiciones electromagnéticas o en otras exposiciones que sabemos con certeza que son factores que contribuyen al autismo. El autismo tiene una relación con la historia familiar, y cuando se resuelven los problemas en la historia familiar, a menudo la mejoría en estos niños es mágica. Los efectos de un trauma familiar pueden aparecer 3 ó 4 generaciones más tarde en un niño autista. Es un trauma oculto en el pasado familiar que se manifiesta aquí y ahora en un niño inocente. A menudo, al sanar este nivel, se produce la desaparición de los conflictos no resueltos asociados al tercer nivel, pero es importante insistir en que la energía necesaria tiene que fluir hacia arriba desde los niveles abastecedores. Unas intervenciones sencillas en los primeros niveles pondrían la base que haría posible el trabajo en el 4º nivel. Nivel 5º: El Cuerpo Espiritual (5-Levels-of-Healing) El quinto cuerpo es el nivel de la auto-curación. Este nivel está conectado con la sabiduría e inteligencia divina que nos acompaña y guía. Es un nivel individual, privado y personal, y la única relación posible aquí es la relación directa entre el individuo y el “SER” supremo. Nigún médico, psicólogo o gurú puede enseñarnos con palabras a conectar con nuestra esencia divina. Quién de verdad ha experimentado este nivel, tiene una actitud de profundo respeto, y sabe que es una vivencia profundamente personal que no se puede explicar con palabras. Es el nivel de la gratitud hacia la Vida, el Ser, el Todo o Dios. Después de la resolución de su problema, el paciente y el terapeuta pueden volverse “hacia adentro” y “hacia arriba” con una actitud de profundo agradecimiento. Entre los entusiastas de la “nueva era" hay con frecuencia importantes temas familiares sin resolver, o culpas que han sido tomadas de otros miembros de la familia o "ganadas" a través de nuestros propios errores. Realizar extensas prácticas espirituales para evitar el trabajo curativo en otros niveles, no funciona y nunca se termina de tratar y resolver las verdaderas causas. El trabajo en este nivel significa hacer algo "bueno" con la nueva esperanza, vitalidad y claridad obtenida. Orar o meditar puede ser suficiente, pero quizás no. Si el trabajo no se completa bien en este nivel, puede haber una recaída en la condición anterior. Sugerencias: Gangaji, Mooji, Byron Katie, Eckhart Tolle,... Conclusiones: Este mapa vertical hacia la sanación integral puede ser una valiosa orientación a todos los que desean comprender lo que significa “Medicina Holística” de verdad. Es una guía que puede hacer más fácil el camino al terapeuta, dentro del panorama, a veces caótico, de técnicas y métodos terapéuticos. Comprender estos 5 niveles implica darse cuenta de que no se puede sanar una enfermedad tratándola en un nivel distinto al que corresponde su origen. Como máximo, podremos hacer que desaparezcan los síntomas temporalmente. Cuando verdaderamente intervenimos en el nivel donde se origina la enfermedad, esta desaparece. Ciertos órdenes y reglas parecen gobernar la relación entre estos 5 niveles de sanación, y cada nivel tiene sus propias leyes y su propio orden que necesita ser reconocido y comprendido. Los 3 niveles inferiores pertenecen al plano personal, mientras que el 4 y el 5 nivel pertenecen al reino transpersonal. Los niveles superiores tienen una gran influencia en la organización de los niveles inferiores, pero son los niveles inferiores los que suministran la energía a los niveles superiores, y crean las fronteras donde existe el individuo. Cada fenómeno que podemos observar en el reino físico parece ocurrir simultáneamente en los otros 4 niveles. De hecho, el cuerpo físico está diseñado como la pantalla de un ordenador que hace visible y tangible todo lo que sucede o lleva sucediendo un tiempo en los niveles superiores. En este sentido, un individuo puede tener problemas en los niveles superiores que aún no hayan penetrado en los niveles inferiores. Esto se sabe, por ejemplo, en acupuntura, en dónde las perturbaciones en el 2º nivel se pueden percibir antes de que los síntomas ocurran. Antiguamente, al médico chino tradicional se le pagaba cuando el cuerpo físico del paciente permanecía sano. Su tarea era captar y corregir la perturbación en el 2º nivel antes de que penetraran en el plano físico. Con frecuencia, la verdadera curación requiere del trabajo simultáneo en los 5 niveles. Las conclusiones prácticas para llevar una vida saludable y saber guiar a los pacientes hacia su bienestar podrían resumirse de esta forma: A) - Poner tanto esfuerzo como sea posible en sanar la propia familia (hijos, padres, abuelos, tios abuelos, bisabuelos, ...). No descanses hasta que haya amor y respeto entre todos en la misma generación y en las dos generaciones anteriores. En “nuestra familia" debemos incluir también a niños que se han muerto temprano y a los niños abortados, También a las parejas que fueron excluidas después de la separación, a las madres que se murieron durante el parto, o los tíos que se murieron en la guerra, etc. La verdadera sanación requiere relacionarse y comunicarse con todos los familiares vivos y mantener un recuerdo amoroso de todos aquellos que han muerto. B) - Esfuérzate por regenerar tanta energía como sea posible en los 3 primeros niveles: Come y duerme correctamente, haz ejercicio y toma las vitaminas y minerales necesarios. Nutre tu cuerpo-eléctrico con masaje, acupuntura, terapia neural, el agua de una cascada,... escucha buena música y haz tus estiramientos de yoga. En el plano mental, trabaja la confusión y los conflictos no resueltos con un psicoterapeuta experimentado. C) - Interiorízate e investiga el 5 nivel. No sigas los consejos de nadie en este nivel. Crea tiempo y espacio para estar solo. Necesitas de todo tu ser, sin distracciones, para trabajar en este nivel. Ángel Álvarez (Psicoterapeuta Primal) * Fundador de la Asociación Primal, 1997 * Email: [email protected] Facilitador de Constelaciones Familiares y Personales desde la visión Primal (Primal Therapist - Family Constellations Facilitator from the Primal perspective) Talleres y Formación: Constelaciones Familiares y Personales www.constelacionesfamiliares.es www.constelacionespersonales.com www.primal.es
9 views · May 30th
Terapia Primal Natural Vs. Terapia Primal Dirigista   Existen dos escuelas o tendencias básicas dentro de la terapia Primal: La escuela dirigista y la escuela natural. En la terapia primal dirigista, el terapeuta utiliza técnicas para desmoronar las defensas de la «persona / paciente» (en adelante «P»). El terapeuta ayuda a «P» a conectar con sus sentimientos y generalmente la/lo dirige hacia aquellos sentimientos de la temprana infancia que el terapeuta interpreta como más importantes. El terapeuta primal dirigista no fuerza a «P» a sentir algo que no siente, pero la/lo empuja a que gradualmente se introduzca en el escenario de su dolor y se enfrente a sentirlo. Asume que, de lo contrario, «P» podría dar vueltas en círculos, evitando enfrentarse a sentir su dolorosa verdad. Debido a que los dolores «originales» se encuentran casi siempre en la temprana infancia, hay una tendencia general a dirigir a «P» hacia esa etapa de su vida, y a veces con excesiva urgencia. El terapeuta primal original descubre primero lo que «P» está sintiendo y, después ayuda a «P» a profundizar en ese sentimiento. El terapeuta no tiene necesariamente que decir o hacer algo. Puede simplemente estar ahí, y si «P» no tiene un sentimiento, el terapeuta ayuda a «P» a profundizar en «no tener ningún sentimiento». No hay una jerarquía de sentimientos pre-establecida, todos los sentimientos tienen igual valor en principio, y el terapeuta primal original no dirige necesariamente a «P» en busca de los sentimientos de la temprana infancia. Si «P», por si sola/o, dirige su sentir hacia la temprana infancia, es entonces cuando el terapeuta la/lo ayuda a sentir con intensidad «eso» (la experiencia del sentir original) en la temprana infancia. Para la teoría primal original, la más mínima ansiedad del terapeuta por dirigir o controlar la terapia puede perjudicar el progreso natural de la misma. Para un terapeuta primal original, cuando «P» experimenta un sentimiento, todo lo que hay que hacer es ayudarla/lo a permanecer ahí. La terapia primal dirigista se plantea el asalto frontal a las defensas psicológicas, y pone un énfasis excesivo en que «P» observe realmente los elementos de su propias defensas. Así, al conducir el análisis, una progresión debe de ocurrir que lleve a la persona desde el reconocimiento de la defensa psicológica a la conexión con los sentimientos sobre la importancia de dicha defensa. Para la terapia primal dirigista, el primer paso es reconocer los indeseables e irracionales efectos de las defensas psicológicas en nuestra conducta, y el siguiente paso es profundizar en el sentimiento detrás de ellas y analizar esos sentimientos para determinar su origen. En la terapia primal original, aunque la preparación y la sensibilidad del terapeuta es muy importante, este no dirige el proceso, sino que «P» se enfrenta al dolor a su propio ritmo, avanzando gradualmente y de forma natural hacia sus sentimientos más dolorosos y demoledores. La teoría primal original cree que si se empuja a «P» a sentir algo para lo que aún no está preparada/o, puede producirse el efecto contrario, y la terapia se prolongaría innecesariamente. En este sentido, las técnicas «dirigistas» pueden no sólo romper el ritmo natural de la terapia, sino disminuir la «confianza intima» de «P» en el proceso terapéutico. Cuando esto ocurre, no sólo no se progresa según el ritmo natural de «P», sino que es muy probable que sea necesario dedicar un tiempo de terapia adicional para intentar recuperar dicha «confianza íntima». La terapia primal original valora significativamente el papel que desempeñan nuestras defensas psicológicas, pero no cree que haya que ahondar frontalmente en su razón de ser u origen. Para la teoría primal original, el sistema de defensas es sólo un síntoma más, cuya causa es el dolor primal enterrado. Cualquier intento para destruir las defensas de «P» desde el exterior producirá un bloqueo, una sobrecarga o la construcción de una nueva defensa. En la terapia primal original, cada minuto que «P» pasa sintiendo «eso» deshace un poco más la muralla de defensas, lo que en consecuencia causa un aumento del sentir, lo cual deshace un poco más la muralla … y así sucesivamente. De esta forma, la «encerrona» en la que quedamos atrapados en nuestra infancia, o en cualquier otra etapa de nuestra vida, se despliega suavemente y de forma natural para ser resuelta. En el proceso de acercarnos a comprender nuestros sentimientos y nuestras necesidades «originales» no satisfechas, nos conocemos a nosotros mismos y comprendemos «la razón de ser» de nuestras defensas psicológicas. Las defensas psicológicas están ahí por algo, y ese algo es lo importante. Cuando experimentamos nuestros sentimientos «originales», nuestras defensas disminuyen gradualmente hasta desvanecerse. Desde la perspectiva primal original, cuando el dolor es forzado a emerger fuera de su secuencia natural, se producen inexorablemente retrasos en el proceso terapéutico. Empujar a «P» a donde no está lista/o para ir no sólo es innecesario sino contraproducente. La terapia primal original asume que hay una secuencia natural para que «P» sienta el dolor enterrado, que es única para cada persona, y que no puede ser conocida o interpretada antes por ningún terapeuta. Cada vez son más los terapeutas primales que practican el «no-dirigismo» como método, pero, en general, los terapeutas de la escuela dirigista se reservan el derecho a decidir cuando utilizar algunas de las técnicas primales «dirigistas». Forzar a «P» a ser directo, en vez de permitirle ser «razonable» o intelectual,… decirle que se tire en el suelo y grite directamente a sus padres «Quererme! Quererme!…», o llamarle mariquita con la finalidad de ayudarle a descubrir una necesidad reprimida,… son ejemplos de técnicas primales dirigistas que a veces funcionan y producen efectos positivos. Sin embargo, esta «motivación» o «provocación bien intencionada», por parte del terapeuta, no sólo puede ocasionar efectos negativos, sino causar un daño peligroso a «P». Así por ejemplo, se le puede pedir a «P» que grite a su madre o a su padre con el objeto de conectar y resolver el lastre del pasado que inunda su vida, pero, en el caso de que las constantes «órdenes» de sus padres hayan sido la causa de la desconexión «original» de «P», las nuevas órdenes, análisis o interpretaciones del terapeuta van a agudizar aún más su problema. La teoría primal original cree que sólo la exquisita sensibilidad de un experimentado terapeuta primal podría captar el momento preciso en el que aplicar con éxito las técnicas dirigistas. Por lo tanto, dichas técnicas deberían de ser consideradas como peligrosas en manos de la mayoría de los terapeutas. Dirigir, controlar o empujar a una persona hacia donde no está aún lista para llegar, la pone en guardia contra el terapeuta. Esto no sólo dificulta el avance de la terapia, sino que casi siempre hace retroceder el proceso terapéutico. El terapeuta que practica técnicas dirigistas deberá de preguntarse con total honestidad, una y otra vez, si no está ansioso por «lucirse» y conseguir resultados rápidamente o, lo que sería más grave, si no está «actuando» su propia necesidad simbólica de ser «útil» o importante; en cuyo caso debería de dedicarse un tiempo a si mismo para profundizar más en su propio proceso terapéutico. Decirle a «P» que respire profundamente, grite, o que se concentre en su cuerpo, es decirle a su mente que maneje su cuerpo, lo cual puede aumentar aún más la represión sobre su cuerpo. La terapia primal dirigista puede convertirse así en un circulo vicioso donde las manipulaciones, órdenes y técnicas del terapeuta son utilizadas para resolver bloqueos que han sido causados por anteriores manipulaciones, órdenes y técnicas. El terapeuta primal original, ante la duda, se limita a no hacer nada. No se trata a «P» como un objeto y se le dice que se ponga con las piernas abiertas para que se sienta vulnerable o desprotegida/o, sino que a lo sumo se le dice que deje a su cuerpo expresar lo que está sintiendo, o que trate de sintonizar con la postura que mejor refleja aquello que está sintiendo en ese momento. Lo que el terapeuta primal dirigista trata de conseguir destruyendo las defensas de «P», el terapeuta primal original lo consigue siendo directo y sin una idea u objetivo precondicionado en mente. En la terapia primal original, la transferencia es algo que ayuda a sentir el dolor, mientras que en la terapia primal dirigista se convierte casi siempre en un problema. Esto es debido a que «P» es conducida/o fuera de su secuencia natural y termina «actuando» su dolor en círculos. El terapeuta primal que practica el dirigismo sin dudar, o que está siempre pendiente de «hacer algo» para avanzar en el proceso terapéutico, realiza sin duda un gran esfuerzo, pero esto no quiere decir que los resultados obtenidos vayan a ser proporcionales a dicho esfuerzo. El esfuerzo de todo terapeuta debería de dedicarse prioritariamente a liberarse de las propias defensas, y a profundizar y sintonizar cada vez mejor con sus propios sentimientos. De esta forma, se podría disminuir tremendamente el riesgo de que los problemas no resueltos del terapeuta interfieran en el proceso terapéutico de «P». El terapeuta primal original debería de realizar auto-sesiones periódicas sobre sus propios sentimientos, convertirse en «P» de vez en cuando, bajo la asistencia de otro terapeuta, referir a «P» a otro terapeuta cuando sea aconsejable, y tomar unas bien merecidas vacaciones varias veces al año. El terapeuta primal original, aunque no es dirigista, a veces puede dirigir. Así, pedir a una persona que está abrazando una almohada, porque se siente vacía, que deje la almohada y sienta su vacío podría ser un ejemplo de dirigismo primal «natural». Independientemente del posible dirigismo primal, hay que tener siempre presente que la esencia de la terapia primal «original» es ayudar a «P» a profundizar en sus sentimientos. Por lo tanto, todo terapeuta primal original debería: a) Estar ahí un 100% para asistir a «P». b) Saber escuchar sin juzgar. c) Aceptar totalmente lo que «P» siente. d) Lograr que «P» hable hacia quien la/lo hizo sufrir como si dicha persona estuviera presente en la sala. Aunque hay terapeutas primales dirigistas que practican una terapia poco dirigista, al terapeuta primal dirigista le resulta bastante difícil «aceptar totalmente», ya que las «órdenes» de su técnica terapéutica dirigista llevan consigo una implicación de no aceptación. Desde la perspectiva primal original, un terapeuta practica terapia primal dirigista cuando: a) Asume la «responsabilidad» de sumergir a «P» en sus sentimientos. b) Dirige sistemáticamente a «P» hacia los sentimientos de la temprana infancia. c) Ayuda a «P» con el análisis de sus sentimientos. d) Intenta romper «violentamente» las defensas de «P». Por último, según la teoría primal original, la combinación de técnicas terapéuticas primales con medicamentos o drogas, sería otra modalidad de terapia primal dirigista, si bien el número de errores terapéuticos podría ser aún mayor. Combinar la terapia primal con cualquier otra terapia sería en general considerado como una interferencia perjudicial, aunque pueda haber algunas excepciones con resultados positivos. La verdadera terapia es como el fluir de un río que permite su propia regeneración. Se pueden cometer errores y enturbiar el proceso, pero si se permite el fluir de los sentimientos, cada persona encontrará su propio camino. Quizás sea este el verdadero sentido de la fe: creer que «la verdad» dará luz a «nuestro mundo» y nos hará libres. @AngelPrimal (Ángel Álvarez) Facilitador y Terapeuta Primal Email: [email protected]
10 views · May 30th

More from AngelPrimal

Los 5 Cuerpos o Niveles de Sanación El modelo de los 5 cuerpos o niveles es posiblemente la forma más extraordinaria de contemplar la verdadera curación. Cuando se estudian cuidadosamente estos 5 niveles o planos piramidales, algo parece despertarse en nosotros que conecta con una antiquísima sabiduría, desarrollada en las montañas del Himalaya hace 12.000 años, que ha tenido una gran influencia en la medicina Tibetana, en la medicina tradicional China y en la medicina Ayurvédica. Este modelo nos indica que no sólamente somos un cuerpo físico, sino que estamos rodeados y penetrados por otros cuatro cuerpos invisibles. El Dr. Dietrich Klinghardt descubre este modelo de sanación trabajando como médico en la India, donde conoció a un viejo maestro yogi, cuyas enseñanzas son la base de estos 5 niveles. Nivel 1º: El Cuerpo Físico (5-Levels-of-Healing) Este es el nivel más básico, pero no por ello menos valioso, es el cuerpo físico. Es la base donde descansa todo lo demás. Es nuestra conexión con la tierra y la fuente de nuestra energía física. El cuerpo físico es la suma de nuestra estructura bioquímica y vibra directamente con nuestros 5 sentidos. Este cuerpo es el hogar de la medicina convencional. Las leyes que lo gobiernan son leyes bioquímicas y mecánicas. Así por ejemplo, cuando se diagnostican algunas enfermedades, ya sean de índole físico, psíquico o psicosomático, se sabe que un alto porcentaje de casos sufren una deficiencia importante de ciertos minerales y vitaminas. El verdadero diagnóstico en este nivel sería “deficiencia de ciertos minerales o vitaminas”. De forma que si suministramos al paciente con suplementos adicionales de esos nutrientes, este mantendría un equilibrio vital razonable. Nota: En la actualidad, debido a la creciente presencia de sustancias tóxicas en nuestra alimentación y en nuestro medio ambiente (metales pesados, pesticidas, fármacos, GMOs-transgénicos, campos electromagnéticos, y otros elementos tóxicos como las sales y los azúcares refinados o el aceite de palma, etc.), es esencial hacer una mínima desintoxicación a nivel celular. Por esta razón, además de consumir los nutrientes apropiados, se hace necesario desintoxicar el cuerpo con cierta frecuencia. Una opción interesante es el ayuno intermitente, que consiste en comer, por ejemplo, solamente entre las 12h y las 18h del día, y dejar descansar al cuerpo sin comer nada durante las otras 18 horas restantes. En este proceso, tanto el oxigeno y el agua son muy importantes, especialmente si es agua límpia y estructurada hexagonalmente. Por otro lado, los recientes avances con células madre han colocado está tecnología a la cabeza de la revolución en la medicina moderna. Nivel 2º:El Cuerpo Electromagnético (5-Levels-of-Healing) El cuerpo electromagnético es la suma de todos los sucesos eléctricos y magnéticos causados por la actividad neuronal del sistema nervioso. Los campos electro-magnéticos creados por las fuerzas que fluyen por el sistema nervioso viajan desde el cuerpo hacia el espacio. Estos campos se extienden en el espacio más allá de nuestra piel y, aunque su fuerza disminuye con la distancia, teóricamente estos campos se extienden hasta el infinito. Este nivel está relacionado con las cuatro fuerzas de la física: la fuerza electromagnética, la gravedad, la fuerza fuerte y la fuerza débil. Sabemos que el cuerpo físico genera varios fenómenos que sólo pueden explicarse con la física que no es visible a nuestros ojos. Nuestro cuerpo genera campos electromagnéticos y crea emisiones de luz en una frecuencia cuántica. Se trata de biofotones con una densidad de radiación muy baja que son extremadamente importantes para mantener nuestra salud. El cuerpo energético nos ayuda a regular nuestro cuerpo físico. Las técnicas que trabajan en este segundo nivel son las diferentes terapias que trabajan con campos magnéticos, como por ejemplo la acupuntura. Si examinamos a un paciente desde este plano, podemos descubrir que su organismo no está absorbiendo ciertos nutrientes, debido a una actividad anormal del sistema simpático. Sin embargo, esta condición puede responder razonablemente bien a un tratamiento periódico con acupuntura u otra terapia neural. El paciente empezará a absorber de nuevo los nutrientes que necesita y mejorará sin necesidad de tomar suplementos de minerales. Cuando el segundo nivel se armoniza tiene un efecto organizador en el primero. Las leyes que operan en este nivel son las leyes de la neurofisiología, y tanto la acupuntura como otras técnicas similares tienen unos efectos muy positivos en este nivel. Nivel 3º: El Cuerpo Mental (5-Levels-of-Healing) Este cuerpo es el lugar donde se registran todos los eventos de nuestra vida, y se puede afirmar que el cuerpo mental se extiende hasta el infinito al cuadrado. Nos han enseñado que es el cerebro el que registra todas las memorias de nuestra vida, pero en realidad no es así. La neurociencia moderna muestra que el cerebro tiene un número de circuitos para la memoria a corto plazo, pero no contamos con los circuitos que explican la memoria a largo plazo. El lugar donde se almacenan los recuerdos es el campo biofotónico, una parte del sistema electromagnético que rodea nuestro cuerpo. El cerebro es tan solo un receptor que sintoniza con el almacén de memoria de dicho campo. La biología moderna nos dice que cada célula del cuerpo tiene más de 100.000 reacciones bioquímicas por segundo, y estas reacciones químicas han de estar cronometradas y secuenciadas entre sí muy cuidadosamente. Físicos, bioquímicos y biólogos han buscado durante años el principio organizador que dirige esta sofisticada danza de nuestra química. El físico alemán Dr. Albert Popp, líder mundial en la teoría del campo de biofotones, nos explica su funcionamiento: El ADN vibra en cada célula a una frecuencia de varios miles de millones de Hertz (por desgracia para nuestra salud, nuestros teléfonos móviles se comunican en una frecuencia muy similar). Nuestro ADN se contrae y expande varios miles de millones de veces por segundo, y cada vez que se contrae expulsa un biofotón que contiene toda la información genética (los genes activos en ese momento, los que se transcriben, los metilados y los que están silenciados). Esta transferencia de información de los biofotones es biodireccional, y estos llevan la información de todo lo que ocurre en el ADN (cada fotón es capaz de llevar más de 4 megabytes de información) y la comunican fuera de nuestro cuerpo a otros biofotones, mediante varios fenómenos: la coherencia, las frecuencias de modulación, la amplitud de la modulación y una propiedad denominada luz comprimida. Así que estamos rodeados de un campo de luz que está altamente estructurado, y es el portador de lo que llamamos memoria a largo plazo. Este campo de luz regula también la actividad de los enzimas metabólicas. El ADN envía información hacia fuera y los biofotones del cuerpo transmiten la información a la célula. El receptor de la luz en el tejido conectivo de la célula es la Tubulina. La Tubulina es una molécula conductora que recibe la luz y la lleva por todo el cuerpo (a la velocidad de la luz). Las enzimas metabólicas, por ejemplo en la mitocondria, son alineadas cuidadosamente en una secuencia de moléculas de Tubulina. Esta información de luz se traduce dentro de cada célula, activando o desactivando las enzimas metabólicas. Y ahora viene al realmente importante, de todas las toxinas que destruyen la Tubulina, el mercurio ocupa un lugar único, interrumpiendo la transmisión de la luz del campo de biofotones a las células y a las enzimas metabólicas. Es decir, desconecta la inteligencia organizadora que dirige nuestra química. Por suerte, hay otra cara de la moneda, ya que el campo de biofotones puede ser influido por la luz. En otras palabras, podemos utilizar frecuencias de luz para modular la actividad del campo biofotónico y sanar nuestro cuerpo. Como se puede ver, no existimos solo gracias a la bioquímica. Desde este nivel mental, un paciente con una enfermedad psicosomática puede tener un conflicto sin resolver con su padre que manifestaba una conducta muy opresiva en forma de críticas, castigos o incluso violencia física. Los recuerdos sin resolver que permanecen en el sistema límbico son responsables de la estimulación del hipotálamo y de enviar mensajes al sistema simpático que permanece en un estado de excitación crónica. Al resolver el conflicto con una terapia mental-emocional adecuada, como la Terapia Primal, se produce un efecto directo sobre el área afectada del sistema límbico. Como consecuencia de ello, el ganglio celiaco del sistema simpático "se enfría” y el paciente mejora porque empieza a absorber los nutrientes que su cuerpo necesita. Este nivel tiene un efecto armonizador en los primeros dos niveles, pero, aunque puede parecer suficiente con resolver los niveles superiores, hay que tener muy presente que sin la absorción de los nutrientes (nivel 1º) y un sistema nervioso autónomo en correcto funcionamiento (nivel 2º), el paciente no tendría la energía ni el equilibrio mental necesario para recordar el pasado y trabajar su problema de una manera curativa. Como la energía necesaria para la curación proviene de los niveles inferiores, es mejor tratar todos los niveles simultáneamente, tomando los suplementos necesarios y apoyándose en alguna terapia neural, al menos durante el período inicial. Las leyes que gobiernan el tercer nivel son unas reglas naturales muy sencillas que están siendo re-descubiertas por la psicoterapia moderna. Estas leyes tienen que ver con una correcta alimentación del niño, mantenerlo caliente y hacer que se sienta seguro, amarle y proporcionarle la oportunidad de aprender y crecer a su ritmo. Cada violación de sus necesidades naturales primarias tiene consecuencias, que conducen a distorsiones bastante predecibles de la mente, del sistema nervioso y del sistema inmunológico. Nivel 4º: El Cuerpo Transpersonal (5-Levels-of-Healing) Los niveles 4º y 5º llegan a dimensiones expansivas incomprensibles para la mente humana. Sólo las matemáticas pueden concebir las dimensiones de estos últimos dos niveles. El cuarto nivel es el cuerpo transpersonal, el cuerpo del ensueño, el cuerpo intuitivo. Es el reino del chamán y de las experiencias metafísicas. El cuerpo transpersonal es el nivel más alto en que una interacción entre médico/terapeuta y cliente/paciente es posible. Las herramientas más eficaces en este nivel son las Constelaciones Familiares. Las leyes que gobiernan este nivel son las reglas y órdenes de la terapia Familiar Sistémica descubiertos por Bert Hellinger. Las Constelaciones Familiares se basan en la observación de que los traumas y conflictos sin resolver que sufrieron nuestros antepasados, padres, abuelos bisabuelos, e incluso generaciones anteriores, siguen vigentes, esperando ser resueltos, generando enredos sistémicos que pueden manifestarse y repetirse durante varias generaciones. El trauma no desaparece con la muerte. Los problemas pendientes de resolver de nuestros antepasado no se desvanecen con su muerte, sino que se manifiestan de diferentes formas en las generaciones posteriores y, a menudo, la fuente causante de una enfermedad se encuentra dos o más generaciones atrás. La expansión de la metodología de las Constelaciones Familiares es cada vez mayor en todo el mundo, pero esta poderosa herramienta es aún desconocida por muchos profesionales de la salud. Problemas como las abducciones extraterrestres o presencias de entidades malvadas pierden fuerza cuando conseguimos que haya respeto y amor entre todos los miembros de la familia. Una enfermedad psicosomática específica puede ser la forma en que un paciente indica que quiere desaparecer. Conectar y resolver los enredos sistémicos que lo empujan a desaparecer producirá un cambio en su forma de sentir y en su conducta. Las Constelaciones Familiares son especialmente útiles con niños autistas. El autismo no sólo tiene su origen en las vacunas, en la presencia de mercurio, en exposiciones electromagnéticas o en otras exposiciones que sabemos con certeza que son factores que contribuyen al autismo. El autismo tiene una relación con la historia familiar, y cuando se resuelven los problemas en la historia familiar, a menudo la mejoría en estos niños es mágica. Los efectos de un trauma familiar pueden aparecer 3 ó 4 generaciones más tarde en un niño autista. Es un trauma oculto en el pasado familiar que se manifiesta aquí y ahora en un niño inocente. A menudo, al sanar este nivel, se produce la desaparición de los conflictos no resueltos asociados al tercer nivel, pero es importante insistir en que la energía necesaria tiene que fluir hacia arriba desde los niveles abastecedores. Unas intervenciones sencillas en los primeros niveles pondrían la base que haría posible el trabajo en el 4º nivel. Nivel 5º: El Cuerpo Espiritual (5-Levels-of-Healing) El quinto cuerpo es el nivel de la auto-curación. Este nivel está conectado con la sabiduría e inteligencia divina que nos acompaña y guía. Es un nivel individual, privado y personal, y la única relación posible aquí es la relación directa entre el individuo y el “SER” supremo. Nigún médico, psicólogo o gurú puede enseñarnos con palabras a conectar con nuestra esencia divina. Quién de verdad ha experimentado este nivel, tiene una actitud de profundo respeto, y sabe que es una vivencia profundamente personal que no se puede explicar con palabras. Es el nivel de la gratitud hacia la Vida, el Ser, el Todo o Dios. Después de la resolución de su problema, el paciente y el terapeuta pueden volverse “hacia adentro” y “hacia arriba” con una actitud de profundo agradecimiento. Entre los entusiastas de la “nueva era" hay con frecuencia importantes temas familiares sin resolver, o culpas que han sido tomadas de otros miembros de la familia o "ganadas" a través de nuestros propios errores. Realizar extensas prácticas espirituales para evitar el trabajo curativo en otros niveles, no funciona y nunca se termina de tratar y resolver las verdaderas causas. El trabajo en este nivel significa hacer algo "bueno" con la nueva esperanza, vitalidad y claridad obtenida. Orar o meditar puede ser suficiente, pero quizás no. Si el trabajo no se completa bien en este nivel, puede haber una recaída en la condición anterior. Sugerencias: Gangaji, Mooji, Byron Katie, Eckhart Tolle,... Conclusiones: Este mapa vertical hacia la sanación integral puede ser una valiosa orientación a todos los que desean comprender lo que significa “Medicina Holística” de verdad. Es una guía que puede hacer más fácil el camino al terapeuta, dentro del panorama, a veces caótico, de técnicas y métodos terapéuticos. Comprender estos 5 niveles implica darse cuenta de que no se puede sanar una enfermedad tratándola en un nivel distinto al que corresponde su origen. Como máximo, podremos hacer que desaparezcan los síntomas temporalmente. Cuando verdaderamente intervenimos en el nivel donde se origina la enfermedad, esta desaparece. Ciertos órdenes y reglas parecen gobernar la relación entre estos 5 niveles de sanación, y cada nivel tiene sus propias leyes y su propio orden que necesita ser reconocido y comprendido. Los 3 niveles inferiores pertenecen al plano personal, mientras que el 4 y el 5 nivel pertenecen al reino transpersonal. Los niveles superiores tienen una gran influencia en la organización de los niveles inferiores, pero son los niveles inferiores los que suministran la energía a los niveles superiores, y crean las fronteras donde existe el individuo. Cada fenómeno que podemos observar en el reino físico parece ocurrir simultáneamente en los otros 4 niveles. De hecho, el cuerpo físico está diseñado como la pantalla de un ordenador que hace visible y tangible todo lo que sucede o lleva sucediendo un tiempo en los niveles superiores. En este sentido, un individuo puede tener problemas en los niveles superiores que aún no hayan penetrado en los niveles inferiores. Esto se sabe, por ejemplo, en acupuntura, en dónde las perturbaciones en el 2º nivel se pueden percibir antes de que los síntomas ocurran. Antiguamente, al médico chino tradicional se le pagaba cuando el cuerpo físico del paciente permanecía sano. Su tarea era captar y corregir la perturbación en el 2º nivel antes de que penetraran en el plano físico. Con frecuencia, la verdadera curación requiere del trabajo simultáneo en los 5 niveles. Las conclusiones prácticas para llevar una vida saludable y saber guiar a los pacientes hacia su bienestar podrían resumirse de esta forma: A) - Poner tanto esfuerzo como sea posible en sanar la propia familia (hijos, padres, abuelos, tios abuelos, bisabuelos, ...). No descanses hasta que haya amor y respeto entre todos en la misma generación y en las dos generaciones anteriores. En “nuestra familia" debemos incluir también a niños que se han muerto temprano y a los niños abortados, También a las parejas que fueron excluidas después de la separación, a las madres que se murieron durante el parto, o los tíos que se murieron en la guerra, etc. La verdadera sanación requiere relacionarse y comunicarse con todos los familiares vivos y mantener un recuerdo amoroso de todos aquellos que han muerto. B) - Esfuérzate por regenerar tanta energía como sea posible en los 3 primeros niveles: Come y duerme correctamente, haz ejercicio y toma las vitaminas y minerales necesarios. Nutre tu cuerpo-eléctrico con masaje, acupuntura, terapia neural, el agua de una cascada,... escucha buena música y haz tus estiramientos de yoga. En el plano mental, trabaja la confusión y los conflictos no resueltos con un psicoterapeuta experimentado. C) - Interiorízate e investiga el 5 nivel. No sigas los consejos de nadie en este nivel. Crea tiempo y espacio para estar solo. Necesitas de todo tu ser, sin distracciones, para trabajar en este nivel. Ángel Álvarez (Psicoterapeuta Primal) * Fundador de la Asociación Primal, 1997 * Email: [email protected] Facilitador de Constelaciones Familiares y Personales desde la visión Primal (Primal Therapist - Family Constellations Facilitator from the Primal perspective) Talleres y Formación: Constelaciones Familiares y Personales www.constelacionesfamiliares.es www.constelacionespersonales.com www.primal.es
9 views · May 30th
Terapia Primal Natural Vs. Terapia Primal Dirigista   Existen dos escuelas o tendencias básicas dentro de la terapia Primal: La escuela dirigista y la escuela natural. En la terapia primal dirigista, el terapeuta utiliza técnicas para desmoronar las defensas de la «persona / paciente» (en adelante «P»). El terapeuta ayuda a «P» a conectar con sus sentimientos y generalmente la/lo dirige hacia aquellos sentimientos de la temprana infancia que el terapeuta interpreta como más importantes. El terapeuta primal dirigista no fuerza a «P» a sentir algo que no siente, pero la/lo empuja a que gradualmente se introduzca en el escenario de su dolor y se enfrente a sentirlo. Asume que, de lo contrario, «P» podría dar vueltas en círculos, evitando enfrentarse a sentir su dolorosa verdad. Debido a que los dolores «originales» se encuentran casi siempre en la temprana infancia, hay una tendencia general a dirigir a «P» hacia esa etapa de su vida, y a veces con excesiva urgencia. El terapeuta primal original descubre primero lo que «P» está sintiendo y, después ayuda a «P» a profundizar en ese sentimiento. El terapeuta no tiene necesariamente que decir o hacer algo. Puede simplemente estar ahí, y si «P» no tiene un sentimiento, el terapeuta ayuda a «P» a profundizar en «no tener ningún sentimiento». No hay una jerarquía de sentimientos pre-establecida, todos los sentimientos tienen igual valor en principio, y el terapeuta primal original no dirige necesariamente a «P» en busca de los sentimientos de la temprana infancia. Si «P», por si sola/o, dirige su sentir hacia la temprana infancia, es entonces cuando el terapeuta la/lo ayuda a sentir con intensidad «eso» (la experiencia del sentir original) en la temprana infancia. Para la teoría primal original, la más mínima ansiedad del terapeuta por dirigir o controlar la terapia puede perjudicar el progreso natural de la misma. Para un terapeuta primal original, cuando «P» experimenta un sentimiento, todo lo que hay que hacer es ayudarla/lo a permanecer ahí. La terapia primal dirigista se plantea el asalto frontal a las defensas psicológicas, y pone un énfasis excesivo en que «P» observe realmente los elementos de su propias defensas. Así, al conducir el análisis, una progresión debe de ocurrir que lleve a la persona desde el reconocimiento de la defensa psicológica a la conexión con los sentimientos sobre la importancia de dicha defensa. Para la terapia primal dirigista, el primer paso es reconocer los indeseables e irracionales efectos de las defensas psicológicas en nuestra conducta, y el siguiente paso es profundizar en el sentimiento detrás de ellas y analizar esos sentimientos para determinar su origen. En la terapia primal original, aunque la preparación y la sensibilidad del terapeuta es muy importante, este no dirige el proceso, sino que «P» se enfrenta al dolor a su propio ritmo, avanzando gradualmente y de forma natural hacia sus sentimientos más dolorosos y demoledores. La teoría primal original cree que si se empuja a «P» a sentir algo para lo que aún no está preparada/o, puede producirse el efecto contrario, y la terapia se prolongaría innecesariamente. En este sentido, las técnicas «dirigistas» pueden no sólo romper el ritmo natural de la terapia, sino disminuir la «confianza intima» de «P» en el proceso terapéutico. Cuando esto ocurre, no sólo no se progresa según el ritmo natural de «P», sino que es muy probable que sea necesario dedicar un tiempo de terapia adicional para intentar recuperar dicha «confianza íntima». La terapia primal original valora significativamente el papel que desempeñan nuestras defensas psicológicas, pero no cree que haya que ahondar frontalmente en su razón de ser u origen. Para la teoría primal original, el sistema de defensas es sólo un síntoma más, cuya causa es el dolor primal enterrado. Cualquier intento para destruir las defensas de «P» desde el exterior producirá un bloqueo, una sobrecarga o la construcción de una nueva defensa. En la terapia primal original, cada minuto que «P» pasa sintiendo «eso» deshace un poco más la muralla de defensas, lo que en consecuencia causa un aumento del sentir, lo cual deshace un poco más la muralla … y así sucesivamente. De esta forma, la «encerrona» en la que quedamos atrapados en nuestra infancia, o en cualquier otra etapa de nuestra vida, se despliega suavemente y de forma natural para ser resuelta. En el proceso de acercarnos a comprender nuestros sentimientos y nuestras necesidades «originales» no satisfechas, nos conocemos a nosotros mismos y comprendemos «la razón de ser» de nuestras defensas psicológicas. Las defensas psicológicas están ahí por algo, y ese algo es lo importante. Cuando experimentamos nuestros sentimientos «originales», nuestras defensas disminuyen gradualmente hasta desvanecerse. Desde la perspectiva primal original, cuando el dolor es forzado a emerger fuera de su secuencia natural, se producen inexorablemente retrasos en el proceso terapéutico. Empujar a «P» a donde no está lista/o para ir no sólo es innecesario sino contraproducente. La terapia primal original asume que hay una secuencia natural para que «P» sienta el dolor enterrado, que es única para cada persona, y que no puede ser conocida o interpretada antes por ningún terapeuta. Cada vez son más los terapeutas primales que practican el «no-dirigismo» como método, pero, en general, los terapeutas de la escuela dirigista se reservan el derecho a decidir cuando utilizar algunas de las técnicas primales «dirigistas». Forzar a «P» a ser directo, en vez de permitirle ser «razonable» o intelectual,… decirle que se tire en el suelo y grite directamente a sus padres «Quererme! Quererme!…», o llamarle mariquita con la finalidad de ayudarle a descubrir una necesidad reprimida,… son ejemplos de técnicas primales dirigistas que a veces funcionan y producen efectos positivos. Sin embargo, esta «motivación» o «provocación bien intencionada», por parte del terapeuta, no sólo puede ocasionar efectos negativos, sino causar un daño peligroso a «P». Así por ejemplo, se le puede pedir a «P» que grite a su madre o a su padre con el objeto de conectar y resolver el lastre del pasado que inunda su vida, pero, en el caso de que las constantes «órdenes» de sus padres hayan sido la causa de la desconexión «original» de «P», las nuevas órdenes, análisis o interpretaciones del terapeuta van a agudizar aún más su problema. La teoría primal original cree que sólo la exquisita sensibilidad de un experimentado terapeuta primal podría captar el momento preciso en el que aplicar con éxito las técnicas dirigistas. Por lo tanto, dichas técnicas deberían de ser consideradas como peligrosas en manos de la mayoría de los terapeutas. Dirigir, controlar o empujar a una persona hacia donde no está aún lista para llegar, la pone en guardia contra el terapeuta. Esto no sólo dificulta el avance de la terapia, sino que casi siempre hace retroceder el proceso terapéutico. El terapeuta que practica técnicas dirigistas deberá de preguntarse con total honestidad, una y otra vez, si no está ansioso por «lucirse» y conseguir resultados rápidamente o, lo que sería más grave, si no está «actuando» su propia necesidad simbólica de ser «útil» o importante; en cuyo caso debería de dedicarse un tiempo a si mismo para profundizar más en su propio proceso terapéutico. Decirle a «P» que respire profundamente, grite, o que se concentre en su cuerpo, es decirle a su mente que maneje su cuerpo, lo cual puede aumentar aún más la represión sobre su cuerpo. La terapia primal dirigista puede convertirse así en un circulo vicioso donde las manipulaciones, órdenes y técnicas del terapeuta son utilizadas para resolver bloqueos que han sido causados por anteriores manipulaciones, órdenes y técnicas. El terapeuta primal original, ante la duda, se limita a no hacer nada. No se trata a «P» como un objeto y se le dice que se ponga con las piernas abiertas para que se sienta vulnerable o desprotegida/o, sino que a lo sumo se le dice que deje a su cuerpo expresar lo que está sintiendo, o que trate de sintonizar con la postura que mejor refleja aquello que está sintiendo en ese momento. Lo que el terapeuta primal dirigista trata de conseguir destruyendo las defensas de «P», el terapeuta primal original lo consigue siendo directo y sin una idea u objetivo precondicionado en mente. En la terapia primal original, la transferencia es algo que ayuda a sentir el dolor, mientras que en la terapia primal dirigista se convierte casi siempre en un problema. Esto es debido a que «P» es conducida/o fuera de su secuencia natural y termina «actuando» su dolor en círculos. El terapeuta primal que practica el dirigismo sin dudar, o que está siempre pendiente de «hacer algo» para avanzar en el proceso terapéutico, realiza sin duda un gran esfuerzo, pero esto no quiere decir que los resultados obtenidos vayan a ser proporcionales a dicho esfuerzo. El esfuerzo de todo terapeuta debería de dedicarse prioritariamente a liberarse de las propias defensas, y a profundizar y sintonizar cada vez mejor con sus propios sentimientos. De esta forma, se podría disminuir tremendamente el riesgo de que los problemas no resueltos del terapeuta interfieran en el proceso terapéutico de «P». El terapeuta primal original debería de realizar auto-sesiones periódicas sobre sus propios sentimientos, convertirse en «P» de vez en cuando, bajo la asistencia de otro terapeuta, referir a «P» a otro terapeuta cuando sea aconsejable, y tomar unas bien merecidas vacaciones varias veces al año. El terapeuta primal original, aunque no es dirigista, a veces puede dirigir. Así, pedir a una persona que está abrazando una almohada, porque se siente vacía, que deje la almohada y sienta su vacío podría ser un ejemplo de dirigismo primal «natural». Independientemente del posible dirigismo primal, hay que tener siempre presente que la esencia de la terapia primal «original» es ayudar a «P» a profundizar en sus sentimientos. Por lo tanto, todo terapeuta primal original debería: a) Estar ahí un 100% para asistir a «P». b) Saber escuchar sin juzgar. c) Aceptar totalmente lo que «P» siente. d) Lograr que «P» hable hacia quien la/lo hizo sufrir como si dicha persona estuviera presente en la sala. Aunque hay terapeutas primales dirigistas que practican una terapia poco dirigista, al terapeuta primal dirigista le resulta bastante difícil «aceptar totalmente», ya que las «órdenes» de su técnica terapéutica dirigista llevan consigo una implicación de no aceptación. Desde la perspectiva primal original, un terapeuta practica terapia primal dirigista cuando: a) Asume la «responsabilidad» de sumergir a «P» en sus sentimientos. b) Dirige sistemáticamente a «P» hacia los sentimientos de la temprana infancia. c) Ayuda a «P» con el análisis de sus sentimientos. d) Intenta romper «violentamente» las defensas de «P». Por último, según la teoría primal original, la combinación de técnicas terapéuticas primales con medicamentos o drogas, sería otra modalidad de terapia primal dirigista, si bien el número de errores terapéuticos podría ser aún mayor. Combinar la terapia primal con cualquier otra terapia sería en general considerado como una interferencia perjudicial, aunque pueda haber algunas excepciones con resultados positivos. La verdadera terapia es como el fluir de un río que permite su propia regeneración. Se pueden cometer errores y enturbiar el proceso, pero si se permite el fluir de los sentimientos, cada persona encontrará su propio camino. Quizás sea este el verdadero sentido de la fe: creer que «la verdad» dará luz a «nuestro mundo» y nos hará libres. @AngelPrimal (Ángel Álvarez) Facilitador y Terapeuta Primal Email: [email protected]
10 views · May 30th