Censura por omisión - Las cosas que no se discuten son las más importantes. Por eso la nueva dictadura tecnocrática digital evita que se hablan de ciertos temas, aplicando censura u ocultando noticias por medio de sus algoritmos. Esta nueva dictadura tecnocrática digital capitalista es dirigida desde la CIA y el MI6 por medio del Grupo Bilderberg, lo conforman varios magnates, entre ellos Facebook, Google, Apple, Amazon, etc. "Grande es la verdad, pero aún más grande desde un punto de vista práctico es el silencio sobre la verdad" (Aldous Huxley) Podemos ver el resultado del sistema de filtrado discutido en el post anterior, mirando la cobertura de la política en el extranjero. Los tiranos de otros países cometen graves atrocidades, pero siempre que sigan aplicando políticas económicas que gustan a los EE.UU. y Gran Bretaña, reciben pocas críticas. En los medios digitales como Facebook, Twitter, Youtube, Amazon, se eliminan cientos de noticias y videos que comprometen a dichos regímenes dictatoriales. Mientras que cientos de miles de propagandas para favorecerlos aparecen a diario sin cuestionamientos. Nuestros políticos critican regularmente a los gobiernos que quieren reemplazar, y los medios de comunicación repiten estas críticas con poco desafío. Un ejemplo reciente de esto es cuando los medios dicen que "la vida es terrible en Venezuela, debemos hacer algo", lo que significa que los gobiernos de EE.UU. y Gran Bretaña quieren derrocar al gobierno de Venezuela, Cuba, Irán, Siria, etc. La cobertura de la corriente principal es tonta y superficial. Se basa en supuestos no declarados que, si se examinan, resultan ser falsos. Lo que falta es el contexto, la historia y el pensamiento crítico. El pensamiento crítico es lo que esta bajo ataque, si no lo defendemos ante la censura infantil de la elite globalista digital, la próxima línea será la implantación de una dictadura digital como el libro de Aldous Huxley lo anunciaba. https://www.globalresearch.ca/main-form-media-deception-censorship-omission/5734185
thumb_up15thumb_downchat_bubble1

More from Darío Norberto Ruiz

Un pensador dijo: "la próxima dictadura no será militar, será digital". Este pensador anarquista emitió tales palabras después de observar la lista de participación del Grupo Bilderberg, donde se reunían directivos de Facebook, Google, Microsoft y otros medios de portales digitales. Pues el tiempo le dio la razón, estos medios comenzaron actuar como verdaderos nodos para una dictadura digital, donde deciden que se puede publicar y que no arbitrariamente. La última acción de este conglomerado de medios digitales, verdadera dictadura digital, ha sido contra QAnom, no por lo sucedido en sí, ya que hace tiempo que empresas como Facebook y Twitter intentan eliminar sus cuentas, sino para tapar los casos de pedofilia alrededor de la familia de Biden. Pues hace un año se comenzó a revelar los casos de pedofilia dentro de lo que se conoce como el PizzaGate, tratado como supuesta "teoría de conspiración", pero posteriormente evidenciado con el caso de Jeffrey Epstein y su esposa. Dentro del material revelado aparecieron las imágenes de Hunter Biden, hijo del nuevo presidente Joe Biden, en las que se puede observar a Hunter teniendo orgías con menores de edad. La acción inmediata de la nueva dictadura digital fue eliminar todo el material de las denuncias. La ex esposa de Biden denuncio que el material es veridico y que Hunter Biden es un alcohólico depravado, razón de su separación. https://newspunch.com/hunter-biden-pictured-with-alleged-pedophile-facing-felony-counts-for-sodomy/
10 views · Jan 12th
Cuando todo parecía quedar en la nada, el sol comienza asomar en la mañana. Pues la lógica le ha ganado al poder, por lo menos, por ahora. Después de unos meses de investigaciones y comprobarse de que Bill Gates fue la verdadera raíz para declarar al COVID-19 como falazmente "pandemia", este oscuro personaje ha sido declarado culpable de fraude mundial. La Sala Penal de Apelaciones de Chicha y Pisco dijo que la pandemia fue una invención de las élites criminales a nivel mundial conformadas, siempre según los magistrados de esta corte, por estos multimillonarios. En el fallo advierte el esquema fraudulento que utilizaron para que se declare como pandemia, desde presionar a gobierno desde farmacéuticas, crear un sistema estadístico manipulado desde la Universidad Hopkins, sobornos a la OMS, compra de medios de información. “Ningún Gobierno mundial, personas naturales y jurídicas, ni la defensa del imputado puede sostener que esta pandemia tiene la calidad de ‘previsible’, salvo los creadores como Bill Gates, Soros, Rockefeller, etc”, escribieron los magistrados en la resolución, difundida en el portal LP Derecho. No es la primera vez que Bill Gates comete un fraude a nivel mundial, muchos podemos recordar a la alianza Wintel, creadores del famoso fraude Y2K, restringiendo a propósito los procesadores para que contaran la fecha hasta el año 2000, y perfectamente solucionable con un parche en la BIOS, no obstante mintieron al mundo haciéndoles creer que debían comprar nuevas computadoras. https://www.lavoz.com.ar/mundo/fallo-de-un-tribunal-peruano-pandemia-fue-creada-por-bill-gates-george-soros-y-familia-rockefe
1.02k views · Jan 12th
Hay que dejar de ver la elección presidencial como una simple cuestión de rivalidad entre el ‎Partido Demócrata y el Partido Es necesario dejar de fingir que Donald Trump no representa a la mayoría de sus conciudadanos, ‎a pesar de que fue electo presidente en 2016, de que miles de candidatos acaban de ganar ‎elecciones locales apoyándose en su nombre, y de que él mismo acabar de obtener en la elección ‎presidencial varios millones de votos más que en 2016. ‎ Nadie en Europa parece atreverse a aceptar lo que estamos viendo, ya que todos se aferran a la ‎fábula que nos presenta a EEUU como el reino de la democracia. Sólo tómese usted un ‎poco de tiempo para leer la Constitución estadounidense, le llevará unos pocos minutos y se dará cuenta de que no tienen ninguna línea de un sistema democrático, si no de uno oligárquico. Verá entonces que la Constitución estadounidense no reconoce la soberanía del Pueblo, sólo ‎la de los Estados que componen la Unión. El principal redactor de la Constitución ‎estadounidense, Alexander Hamilton, lo dijo y lo escribió en los Federalist Papers: el objetivo ‎de la Constitución de EEUU no es establecer una democracia, sino instaurar un régimen comparable a la monarquía ‎británica, aun sin aristocracia. ‎ Si la Constitución estadounidense ha sobrevivido por 2 siglos, ha sido gracias al compromiso que ‎representan sus diez primeras Enmiendas, recogidas en el documento conocido como Bill ‎of Rights o «Carta de Derechos». Sin embargo, en nuestros tiempos de globalización de la ‎información, cualquiera puede darse cuenta de que “los dados están cargados”. El sistema ‎estadounidense es ciertamente tolerante… pero oligárquico. En EEUU, casi todas ‎las leyes son redactadas por grupos de presión organizados, sin importar quiénes sean los ‎políticos elegidos para sentarse en el Congreso, y sin importar quién esté en la Casa Blanca. ‎El personal político es solo una cortina de humo tras la cual se esconde el verdadero Poder, no importa si el político es Trump o Biden. ‎Los grupos de presión antes mencionados llevan un estricto registro de las decisiones de ‎cada político, les otorgan notas, y publican cada año anuarios para mantenerse al día respecto la ‎docilidad de esos personajes. ‎Si son dóciles los financian por un sector, y si no lo mismo los financian por otro sector. Pero siempre son financiados por la misma elite, el poder en las sombras. Los europeos, empeñados en querer ver a EEUU como una nación democrática, ‎se aferran ahora a la idea de que la elección presidencial está en manos de los miembros del ‎Colegio Electoral o “compromisarios”, “grandes electores” designados por el voto popular. Pero ‎eso es absolutamente falso, están en mano de los sectores que financian a la política, la cual, en Estados Unidos, se encuentran totalmente legalizada. La Constitución estadounidense no prevé que el Pueblo elija ‎al presidente, ni siquiera en una elección indirecta o de segundo grado, sino que el presidente ‎sea designado por un “colegio electoral”, cuyos miembros han sido designados a su vez por ‎los gobernadores de los Estados. Con el tiempo, los gobernadores acabaron por organizar ‎elecciones en sus Estados, antes de designar a los miembros del “colegio electoral”. Algunos ‎aceptaron inscribir ese paso en la Constitución de sus Estados, pero no todos lo hicieron. Y, en definitiva, la Corte Suprema estadounidense no se interesa por esos “detalles”, lo cual quedó ‎comprobado hace 20 años cuando George Bush hijo fue designado presidente en detrimento de ‎Al Gore. En aquel momento, la Corte Suprema federal anunció claramente –pero con una ‎elegante retórica jurídica– que no le interesaban los eventuales “trucos” electorales que se habían visto en el Estado de la Florida. ‎Todos estos actores bien financiados por el poder en la Sombra. Trump no es distinto, su partido político respondió al dinero destinado desde el AIPAC, miles de dólares puestos en sus manos por lo que se considera el sionismo internacional. Ese es el contexto de la elección presidencial de 2020, elección que Trump habría ganado ‎probablemente… si EEUU fuese una democracia. Pero perdió porque la clase política ‎estadounidense no lo aprueba y porque, en realidad, EEUU es una oligarquía fogueada desde los medios masivos, el cual no le perdonan ser el nuevo niño elegido del sionismo internacional. Pues han pedido millones por ello, mientras Trump eligió a los terroristas de Al-Qaeda y al mercado de armas israelí, antes que al complejo industrial de armas estadounidense y al pentágono. La conclusión es que vuelve a suceder lo mismos que en la lucha de confederados y oligárquicos. Un proceso de disolución de EEUU podría ser incluso más rápido que el de la URSS. ‎Ya que el proceso demográfico ha cambiado desde aquel entonces, y los sectores como Texas ahora tienen el control de la riqueza de la mitad de Estados Unidos. También se han concentrado cierto sector de magnates libertarios que apoyan las teorías de Andrew Jackson, por lo que la balanza de la competencia se dispara por iguales.

More from Darío Norberto Ruiz

Un pensador dijo: "la próxima dictadura no será militar, será digital". Este pensador anarquista emitió tales palabras después de observar la lista de participación del Grupo Bilderberg, donde se reunían directivos de Facebook, Google, Microsoft y otros medios de portales digitales. Pues el tiempo le dio la razón, estos medios comenzaron actuar como verdaderos nodos para una dictadura digital, donde deciden que se puede publicar y que no arbitrariamente. La última acción de este conglomerado de medios digitales, verdadera dictadura digital, ha sido contra QAnom, no por lo sucedido en sí, ya que hace tiempo que empresas como Facebook y Twitter intentan eliminar sus cuentas, sino para tapar los casos de pedofilia alrededor de la familia de Biden. Pues hace un año se comenzó a revelar los casos de pedofilia dentro de lo que se conoce como el PizzaGate, tratado como supuesta "teoría de conspiración", pero posteriormente evidenciado con el caso de Jeffrey Epstein y su esposa. Dentro del material revelado aparecieron las imágenes de Hunter Biden, hijo del nuevo presidente Joe Biden, en las que se puede observar a Hunter teniendo orgías con menores de edad. La acción inmediata de la nueva dictadura digital fue eliminar todo el material de las denuncias. La ex esposa de Biden denuncio que el material es veridico y que Hunter Biden es un alcohólico depravado, razón de su separación. https://newspunch.com/hunter-biden-pictured-with-alleged-pedophile-facing-felony-counts-for-sodomy/
10 views · Jan 12th
Cuando todo parecía quedar en la nada, el sol comienza asomar en la mañana. Pues la lógica le ha ganado al poder, por lo menos, por ahora. Después de unos meses de investigaciones y comprobarse de que Bill Gates fue la verdadera raíz para declarar al COVID-19 como falazmente "pandemia", este oscuro personaje ha sido declarado culpable de fraude mundial. La Sala Penal de Apelaciones de Chicha y Pisco dijo que la pandemia fue una invención de las élites criminales a nivel mundial conformadas, siempre según los magistrados de esta corte, por estos multimillonarios. En el fallo advierte el esquema fraudulento que utilizaron para que se declare como pandemia, desde presionar a gobierno desde farmacéuticas, crear un sistema estadístico manipulado desde la Universidad Hopkins, sobornos a la OMS, compra de medios de información. “Ningún Gobierno mundial, personas naturales y jurídicas, ni la defensa del imputado puede sostener que esta pandemia tiene la calidad de ‘previsible’, salvo los creadores como Bill Gates, Soros, Rockefeller, etc”, escribieron los magistrados en la resolución, difundida en el portal LP Derecho. No es la primera vez que Bill Gates comete un fraude a nivel mundial, muchos podemos recordar a la alianza Wintel, creadores del famoso fraude Y2K, restringiendo a propósito los procesadores para que contaran la fecha hasta el año 2000, y perfectamente solucionable con un parche en la BIOS, no obstante mintieron al mundo haciéndoles creer que debían comprar nuevas computadoras. https://www.lavoz.com.ar/mundo/fallo-de-un-tribunal-peruano-pandemia-fue-creada-por-bill-gates-george-soros-y-familia-rockefe
1.02k views · Jan 12th
Hay que dejar de ver la elección presidencial como una simple cuestión de rivalidad entre el ‎Partido Demócrata y el Partido Es necesario dejar de fingir que Donald Trump no representa a la mayoría de sus conciudadanos, ‎a pesar de que fue electo presidente en 2016, de que miles de candidatos acaban de ganar ‎elecciones locales apoyándose en su nombre, y de que él mismo acabar de obtener en la elección ‎presidencial varios millones de votos más que en 2016. ‎ Nadie en Europa parece atreverse a aceptar lo que estamos viendo, ya que todos se aferran a la ‎fábula que nos presenta a EEUU como el reino de la democracia. Sólo tómese usted un ‎poco de tiempo para leer la Constitución estadounidense, le llevará unos pocos minutos y se dará cuenta de que no tienen ninguna línea de un sistema democrático, si no de uno oligárquico. Verá entonces que la Constitución estadounidense no reconoce la soberanía del Pueblo, sólo ‎la de los Estados que componen la Unión. El principal redactor de la Constitución ‎estadounidense, Alexander Hamilton, lo dijo y lo escribió en los Federalist Papers: el objetivo ‎de la Constitución de EEUU no es establecer una democracia, sino instaurar un régimen comparable a la monarquía ‎británica, aun sin aristocracia. ‎ Si la Constitución estadounidense ha sobrevivido por 2 siglos, ha sido gracias al compromiso que ‎representan sus diez primeras Enmiendas, recogidas en el documento conocido como Bill ‎of Rights o «Carta de Derechos». Sin embargo, en nuestros tiempos de globalización de la ‎información, cualquiera puede darse cuenta de que “los dados están cargados”. El sistema ‎estadounidense es ciertamente tolerante… pero oligárquico. En EEUU, casi todas ‎las leyes son redactadas por grupos de presión organizados, sin importar quiénes sean los ‎políticos elegidos para sentarse en el Congreso, y sin importar quién esté en la Casa Blanca. ‎El personal político es solo una cortina de humo tras la cual se esconde el verdadero Poder, no importa si el político es Trump o Biden. ‎Los grupos de presión antes mencionados llevan un estricto registro de las decisiones de ‎cada político, les otorgan notas, y publican cada año anuarios para mantenerse al día respecto la ‎docilidad de esos personajes. ‎Si son dóciles los financian por un sector, y si no lo mismo los financian por otro sector. Pero siempre son financiados por la misma elite, el poder en las sombras. Los europeos, empeñados en querer ver a EEUU como una nación democrática, ‎se aferran ahora a la idea de que la elección presidencial está en manos de los miembros del ‎Colegio Electoral o “compromisarios”, “grandes electores” designados por el voto popular. Pero ‎eso es absolutamente falso, están en mano de los sectores que financian a la política, la cual, en Estados Unidos, se encuentran totalmente legalizada. La Constitución estadounidense no prevé que el Pueblo elija ‎al presidente, ni siquiera en una elección indirecta o de segundo grado, sino que el presidente ‎sea designado por un “colegio electoral”, cuyos miembros han sido designados a su vez por ‎los gobernadores de los Estados. Con el tiempo, los gobernadores acabaron por organizar ‎elecciones en sus Estados, antes de designar a los miembros del “colegio electoral”. Algunos ‎aceptaron inscribir ese paso en la Constitución de sus Estados, pero no todos lo hicieron. Y, en definitiva, la Corte Suprema estadounidense no se interesa por esos “detalles”, lo cual quedó ‎comprobado hace 20 años cuando George Bush hijo fue designado presidente en detrimento de ‎Al Gore. En aquel momento, la Corte Suprema federal anunció claramente –pero con una ‎elegante retórica jurídica– que no le interesaban los eventuales “trucos” electorales que se habían visto en el Estado de la Florida. ‎Todos estos actores bien financiados por el poder en la Sombra. Trump no es distinto, su partido político respondió al dinero destinado desde el AIPAC, miles de dólares puestos en sus manos por lo que se considera el sionismo internacional. Ese es el contexto de la elección presidencial de 2020, elección que Trump habría ganado ‎probablemente… si EEUU fuese una democracia. Pero perdió porque la clase política ‎estadounidense no lo aprueba y porque, en realidad, EEUU es una oligarquía fogueada desde los medios masivos, el cual no le perdonan ser el nuevo niño elegido del sionismo internacional. Pues han pedido millones por ello, mientras Trump eligió a los terroristas de Al-Qaeda y al mercado de armas israelí, antes que al complejo industrial de armas estadounidense y al pentágono. La conclusión es que vuelve a suceder lo mismos que en la lucha de confederados y oligárquicos. Un proceso de disolución de EEUU podría ser incluso más rápido que el de la URSS. ‎Ya que el proceso demográfico ha cambiado desde aquel entonces, y los sectores como Texas ahora tienen el control de la riqueza de la mitad de Estados Unidos. También se han concentrado cierto sector de magnates libertarios que apoyan las teorías de Andrew Jackson, por lo que la balanza de la competencia se dispara por iguales.